?

Log in

No account? Create an account

354/366 : falsas promesas electorales

LA CONSIGNA AQUELLA, DE "EL 19, CON ANÍBAL, CONDUCTO Y RECONSTRUCCIÓN", se ha revelado tan engañosa como cualquier otra quimera proveniente de la política. La reconstrucción fue sólo parcial, temporaria, y habrá que ir a ballotage el 23 para ver si triunfa. De momento, no se distinguen bien los vencedores de los vencidos, pero se insiste en que esto ha fortalecido la democracia dental.


a.-

353/366 : lo que decía el mensaje:

QUE H.H. DESDE PORTUGAL QUERÍA UN LIBRO MÍO, que no vamos a perdernos, que podría gustarme -como tanto me ha gustado- este clip:



http://www.youtube.com/watch?v=9bBkEQYdMM8


y que la saudade siempre sigue allí.

a.-


EN EL DENTISTA ME ENCUENTRO A OTRO AMIGO QUE NO VEÍA DESDE HACÍA AÑOS: al parecer, la vida de los músicos es algunos miles de euros más descuidada que la de los poetas, según veo en el presupuesto que le extienden a Cristian. Esta vez lo mío no es tan grave, y salgo con una consigna casi política: "el 19, Conducto y Reconstrucción!" - como sea, al volver a casa, entre las novedades del día, me encuentro con el libro de Bringhurst. Casi de inmediato doy con el primer poema que leí de él, hace años, en Río de Janeiro, y ensayo una torpe traducción, a la espera de las correcciones de los amigos:




Ensayo sobre Adán

 

Hay cinco posibilidades. Uno: Adán se cayó.

Dos: fue empujado. Tres: saltó. Cuatro:

apenas echó un vistazo al borde – y una mirada lo dejó mudo.

Cinco: nada digno de mención sucedió con Adán.

 

La primera, que se cayó, es demasiado simple. La cuarta,

la del miedo, resultó inconducente. La quinta,

que no le pasó nada, es estúpida. La elección es entre

si saltó o fue empujado. Y la diferencia entre éstas

 

es sólo una cuestión sobre cómo trabajan

los demonios: si desde el interior hacia afuera o desde

el exterior hacia adentro – la pregunta

teológica fundamental.




Donde en original, decía:


ESSAY ON ADAM

There are five possibilities. One: Adam fell.
Two: he was pushed. Three: he jumped. Four:
he only looked over the edge, and one look silenced him.
Five: nothing worth mentioning happened to Adam.

The first, that he fell, is too simple. The fourth,
fear, we have tried and found useless. The fifth,
nothing happened, is dull. The choice is between:
he jumped or was pushed. And the difference between these

is only an issue of whether the demons
work from the inside out or from the outside
in: the one
theological question.




Pues eso.
a.-

351/366 : primero lo de ayer

ME OLVIDÉ, ME QUEDÉ DORMIDO, ME DISTRAJE, ESTABA PENSANDO EN OTRA COSA: ahí va lo de ayer, otro del Jr. y después veremos qué hay para hoy:



VII

una pausa
no una gran virtud
no tal condición buscando redimirme

una pausa
sólo tus leyes
me mostrarían: algo

que recuerde un dibujo en el vidrio

donde de la memoria no surgiera un volumen
-por ampliar este punto hasta reconocerlo-

vos llegarías al colocar tu imagen favorita
con la facilidad de ciertas insanías: como antes el pesebre

luego todo registro insostenible

abolido?
ajeno, finalmente?

perfilo ser el otro
un mínimo sorteo de evidencias

insistencia en la piel, los escondites
caseros: preparando un sketch inoperable

uno cuya rareza no esté en los personajes...

resolución
de alterar esa pausa
con un jueguito morse en lo lumínico

en lo desamparado de los besos

resplandor inasible: no
resplandor, sino inasible.-






Más tarde más.

a.-


 

350/366 : otro de cristobo jr.

APROVECHANDO QUE ESTO YA SE ACABA, nada como seguir con la autopromoción de mi encarnación anterior, y aclarar lo que ya saben muchos: hablar de mi decadencia es un error conceptual - en verdad, nunca he sido nada mejor que esto que ven. Publicar un poema del '91 es una forma de hacer callar a mis críticos, a los que dicen que escribo mal. ¿Mal? Já, ahora aprenderán a apreciar lo que hago, apenas lean lo que hacía hace 17 años.



III

Mujer acurrucada que hubo signado horror por nuestra córnea.
Ecuación sucesiva. Aquel plazo disuelve mi estructura.
De lo contrario: me obtenga yo medido en aires evidentes.

A intervalos un logos admisible invade la secuencia
-el notable episodio-.

La abolición expándese. Al claustro se le otorga un principio de duda.
Terror. Almas que se enajenan, se brotan, se desdicen inmensas.

Imagen demorada: todo objeto se fuga hacia su centro.

Una niña que duerme está tornando crimen el mínimo observarla.-





a(jr).-

349/366 : en las calles de Rio

LE TENGO SIMPATÍA A SALMAN RUSHDIE, como le tengo simpatía a la revista Playboy, porque, entre otras cosas que no vienen al caso, les debo la escritura del primer poema con el que entendí, en algún momento, qué quería hacer, cuál sería el proyecto del primer libro. Hacía calor y serían alrededor de las 4 de la tarde en el barrio de Tijuca cuando crucé un quiosco de revistas. En una de las portadas, junto a alguna pulposa morena carnavalesca, leí "Salman Rushdie: el hombre que los allatolahs quieren matar", pero en portugués, claro. Existe un dicho en Brasil, que no es igual "Aiatola Komeini que atolou co'a meinha", pero lo que me vino a la cabeza fue una canción del tiempo en que los perros eran invertebrados, de L.A.S., llamada "Digital Ayatolah" o algo así (naturalmente, hay discrepancias sobre la grafía). En fin, ya que la canción era instrumental, pensé que no estaría mal hacer un poema de esas características también, un poema electrónico, una especie de minimalismo digital persa. Lo que quedó fue esto:


CIELO DEL ALLATOLAH

La voz del Allatolah -UNKNOWN
PERSISTING SUBSTANCE- es también
una cinta de luz

repetida en el aire como flujo magnético
y descompuesta en cálculos y ritmos, en calor,
en impulsos binarios

y es el monte
con su kit de fragancias y de vientos

y arenga,
domadora de piedras y de imágenes.

El must del Allatolah no es una distorsión: es fulgor
que rige en el desierto y en las flores
-en las lajas simétricas
como en la enramada estroboscópica
del árbol y la luna: - Allatolah's sky
en lo alto de la torre.-






Y como le tengo simpatía a este poema, así también a Rushdie (cuyos "Versos satánicos" me provocaron más de una carcajada) y a la revista Playboy.



a.-
SÁBADO DE SOL Y COMPRAS MATINALES: mi amiga C. me acompaña de tiendas, lo cierto es que no tenemos nada en qué gastar, ni demasiado con qué hacerlo, así es que vivimos del simulacro, algo que esta ciudad propone, hace posible, estimula hasta el hartazgo: primero nos deslizamos entre las inútiles "novedades" de H&M, hasta que yo consigo dar con un par de guantes que no necesito, pero que sin duda me durarán más que el billete con el que los pago; luego nos dejamos transportar por las escaleras mecánicas de Fnac sin decidir qué podríamos adquirir como si deseáramos. Ella encuentra un Camus en francés por 2 euros, yo un Woolf, también en lengua original, por 3 cincuenta. Estoy a punto de arriesgar un poco más, llevo en mis manos un Foster Wallace, seguramente por puro snobismo; pero mientras arrastro mis pies por la mega-tienda descubro que la traducción es espantosa, y lo abandono entre libros de cocina y diccionarios de urdu.

PARA LIMPIAR LA PANTALLA Y EL TECLADO DEL ORDENADOR, necesidad que me he inventado transitoriamente, los precios ya son otros. Decido que tanto da pasar una franela y soplar entre las teclas, y nos lanzamos a la calle nuevamente, en busca de un café con leche. Después, mientras caminamos por el centro de la ciudad, C. me dice que Barcelona es la mejor ciudad que ella conoce para vivir. Le digo que sí, o que es la peor a excepción de todas las demás; aunque según para qué. Mi conclusión es que es un sitio perfecto si uno no tiene grandes ambiciones: una especie de juego en escala 1/1 de "Friends" o algo así. Te permite vivir, a veces incluso disfrutar, sus autoridades se esfuerzan año tras año en construirle playas cada vez más post-nucleares, y salvo que pertenezcas a los pocos extranjeros decididamente encumbrados (jugadores de fútbol, mafias legalizadas, y poco más) o a los que, por gusto o falta de oportunidades, no se cuentan entre los innumerables camareros, cajeros de supermercados o atendientes de casas de fotografía, tu posición es relativamente similar a la de la mayoría: se comparte un piso con un mexicano y una italiana, o una francesa y dos griegos, o cualquier variación de lo anterior, se trabaja de cualquier tontería, se aprovecha el verano achicharrante, se compran cervezas de oferta, se sacan muchos libros y muchas pelis y muchos CDs de la biblioteca, interesen o no, para aprovechar su gratuidad y, sobre todo, se vive en la ciudad de la eterna adolescencia, allí donde las posibilidades no permiten pensar demasiado en dar pasos significativos en la vida de uno. Las hipotecas para comprar pisos comienzan a contemplar préstamos que abarcan 3 y hasta 4 futuras reencarnaciones del deudor, cosas del estilo, pero cada vez hay más bicicletas. Mi amiga se ríe, nos parece bien, Barcelona sigue siendo el escenario de esta serie casi sin final, donde suena un remix interminable de forever young.-



a.-

347/366 : from the escarapela's year

BUSCO UN LIBRO Y ENCUENTRO OTRA COSA, algo del '92, firmado por uno que se llama como yo y que por entonces vivía en Argentina, me pregunto un poco qué cosas pensaría ése cuando escribía:




IV

Que en registro del cuarzo se enunciara:
lo dejen sin aliento
halláramos su alma entre los tilos
tal su gesto -los cauces venideros-
y que el ámbito vela su aparecer estricto.

La salvedad, a veces, es terrible.

Hasta el perfil se agote
lo extraviado pudiera conmoverlo
la muesca de lo ajeno
qué persiste qué estalla qué separa
ya una expectancia sea
o se quemen los visos, la memoria.-





Ahí ya era yo, al menos en el .-
a.-

346/366 : por increíble que parezca

UN BLOG DEBE, A VECES, GUARDAR SILENCIO: y escuchar con atención. Como quería Gonzalo Rojas, de quien hoy soy un poco hermano, cuando dice:


Al silencio

Oh voz, única voz: todo el hueco del mar,
todo el hueco del mar no bastaría,
todo el hueco del cielo,
toda la cavidad de la hermosura
no bastaría para contenerte,
y aunque el hombre callara y este mundo se hundiera
oh majestad, tú nunca,
tú nunca cesarías de estar en todas partes,
porque te sobra el tiempo y el ser, única voz,
porque estás y no estás, y casi eres mi Dios,
y casi eres mi padre cuando estoy más oscuro.




a.-


345/366 : breve fastidio teleológico

SEGURO QUE VOY A ESTAR EQUIVOCADO, y que por querer impresionar al Directorio del Blog con un título llamativo, debo estar utilizando mal los conceptos, qué remedio. Las causas finales a las que alude la teleología no se ciñen "demasiado bien" (siendo displicente conmigo mismo) a aquello a lo que quiero hacer mención. Uno, supongamos Aníbal, va cruzando la calle distraído, y piensa: "Bueno, de todos modos al final resultará que estaba engañado" o "Al final, el perro de la vecina del sexto acabará por morderme el pantalón", o cualquier otra cosa así, una, cien, mil veces, hasta que un día -como quien dice, un 10 de diciembre- se queda parado, la acera de enfrente todavía a unos tres o cuatro metros, el hombrecito a punto de comenzar a titilar en rojo, diciéndose a sí mismo: "¿se puede saber de dónde tanta obsesión y obsecuencia a los finales? Que se fastidien los finales!"

EN ESTOS CASOS ES IMPORTANTE LLEGAR A ESA -O CUALQUIER OTRA- CONCLUSIÓN CON ALGUNA CELERIDAD: de lo contrario, se corre el riesgo de que, al final, el héroe muera bajo las trágicas ruedas de cualquier vehículo. Por cierto que a estas alturas me viene a la cabeza una palabra que hubiera sido más apropiada para el título, y es "escatológico", que en un sentido religioso está más vinculada al tipo de final al que me refiero. Como sea, la pregunta que queda pendiente es si uno imagina los sucesos de atrás hacia adelante como reflejo de una conciencia atravesada por ideas religiosas (digamos, juicio final) o si son estas ideas religiosas el resultado de una estructura de pensamiento inherente al ser humano. Puesto en términos corrientes: si fue primero el huevo o la gallina. Y esa, en la medida que se pregunta por las "causas últimas" de ese modo de pensar, si que sería una cuestión teleológica, con lo cual dejaré el título como estaba. 

LO BUENO DE ESTOS CASOS, DE ESTE TIPO DE CUESTIONES, es que uno se desentiende fácilmente de ellas: ¿a qué buscar saber qué vino primero? Lo otro, el modo en que esa proyección constante de un sentido se transporta hacia el final imaginario, es más delicado. El punto final cierra la posibilidad de nuevos giros de acción, pero es, en sí mismo, una ficción: baste para ello ver el caso de mi amiga K., que hace ya un par de semanas que insiste, intermitentemente, en anunciar el final de su relación con R. y, al mismo tiempo, en escribir nuevos capítulos de esa historia. Decía Lacan que la muerte es un acto de fe: es incomprobable para el sujeto, pero le sirve para ordenar su vida. Acá en esta redacción, todos muy democráticos, hemos votado y la conclusión es ésta: si hay un final para el sujeto, no lo es tanto en su capacidad de acción -ya que puede seguir actuando en la conciencia de los otros- sino que lo único que concluye es su capacidad de interpretación. Muerto el perro, se acabó la rabia - y, sobre todo, se acabó su morderse la cola.

 

 

a.-